ANTES


  • Realiza una limpieza de la casa con la mayor minuciosidad posible.
  • Cierra todas las ventanas y puertas.
  • Desconecta todos los equipos eléctricos, sobre todo aire acondicionado y ventiladores.
  • Desocupa y libera el área donde sabes que existe una plaga, esto con el objetivo de aplicar a fondo los insecticidas y poder llegar a los nidos.
  • Guarda y cubre comida y alimentos en bolsas de plásticos selladas.
  • Retira los muebles unos 30 centímetros de la pared.
  • Procura que el día de la fumigación haya pocas personas en casa y que sea en un horario donde no tengas que entrar en al menos 2 horas.
DESPUÉS

  • Debes salir y dejar toda la casa cerrada entre 2 y 4 horas.
  • Después de ese tiempo debes abrir las ventanas y puertas para ventilar el espacio durante unos 30 minutos o hasta el olor haya desaparecido por completo.
  • Un día después de la fumigación, limpia los pisos, mesas y otros muebles con que exista contacto directo.